28.7.07

Harry Potter y su séquito de directores


Realmente era una cría cuando oí por primera vez el nombre de Harry Potter. Y de hecho, por aquel entonces, no me hacía ni pizca de gracia que todos los niños (véase también adolescentes) tuviéramos que estar leyendo las peripecias de este mago panoli. No. Porque para ese entonces, yo ya era adulta (puagh) y me encantaba fardar de que mi libro preferido era 1984.

En fin, quiero llegar al momento en qué veo a un tío con traje y corbata leyendo Harry Potter en el metro. En ese justo instante se desmontaron mis esquemas y tomé la decisión firme de investigar al susodicho mago y su séquito de fieles lectores, porque algo me había pasado por alto. Al poco tiempo fui al cine y vi la primera adaptación en la pantalla grande y decidí, al día siguiente, ir a comprar el segundo volumen. Así, con estas ansias que me caracterizan, es como entré en el mundo ficticio de J. K. Rowling.

Ahora, unos cuántos años después, tengo que afirmar que me siguen gustando tantos
los libros como las películas. Atención fans que flojeáis con el inglés pero queréis saber como acaban las aventuras de Harry Potter, os recomiendo visitar: proyectodh.blogspot.com Podreís encontrar la primera traducción no oficial de “Harry Potter y las reliquias de la muerte” La versión oficial la tendrán lista nuestros amigos careros de Anagrama hacia febrero del próximo año….

También recientemente Warner ha estrenado “Harry Potter y el Orden del Fénix” la quinta adaptación cinematográfica. Como buenos fans que somos, fui con mi hermano al cine, más que fanatismo por cierta tradición familiar. Y de camino a casa intentamos reflexionar sobre la evolución de las películas en paralelo a la evolución de público potencial que, evidentemente, ha crecido el protagonista. 7 años en los que la dirección de sus 5 films ha cambiado de mano 4 veces.
Hagamos por un momento un remember when para intentar aclarar estos números y para ver cuál ha sido la evolución de las adaptaciones hechas por el séptimo arte:

Chris Columbus fue el primero en hacerse cargo de la difícil tarea de dirigir el primer film del principiante mago Harry Potter en su búsqueda de la Piedra Filosofal. Guionista de los míticos “The Goonies” y “Gremlins”, entre otras muchas, se ganó la nominación a tres Óscar y tiene en su pedestal la placa en la que está escrito que “Harry Potter y la piedra filosofal” ha sido la tercera película más taquillera de todos los tiempos, después de “Titanic” y “El Retorno del Rey”. Chris Columbus sabe crear una película correcta con buenos efectos especiales aunque con actuaciones irregulares, que se mantendrán al largo de la saga. Por una parte destacan las actuaciones de Richard Harris, Maggie Smith y Alan Rickman como Abus Dumbledore, Minerva McGonagall y Severius Snape respectivamente, tres actores más que consagrados y que aporten solidez al proyecto. Ya que por la parte de los principiantes tanto el propio Daniel Radcliffe como Emma Watson dejan mucho más que desear (son realmente pésimos y apestosos a partes iguales, solo hace falta ver la campaña sadomaso que el no tan pequeño Potter se ha marcado) interpretando al huérfano Harry Potter y a la sangre sucia de Hermione Granger.

Pese a esto, el primer film de la saga nos transporta por completo al mundo del mago y supone una fiel adaptación del primer este primer volumen, cabe destacar por tanto, el gran trabajo de adaptación cinematográfica por parte de Steve Kloves como guionista.

El segundo film “Harry Potter y la cámara secreta” será recordado por ser la última aparición de Richard Harris, interpretando a Abus Dumbledore, ya que fallece a la edad de 72 años. Al ya establecido reparto que se mantiene en esta segunda película se añade el magnífico Kenneth Branagh como profesor Gilderoy Lockhart.

Mucho más oscura y terrorífica, el segundo film de la saga firmado, otra vez por Chris Columbus, pierde presencia respecto a la primera película. Algunos pasajes son un poco aburridos y pesados mientras que otros resultan no aptos para niños, dejando un poco de lado la parte infantil de la historia (algo ciertamente paradójico ya que el público infantil es el público potencial de las aventuras del mago). Destacan los efectos especiales a la altura de la superproducción que representa, sobretodo en la creación de Dobby, el elfo doméstico.

Harry Potter y el prisionero de Azkabán” es el tercer film de la saga y está dirigido por Alfonso Cuarón, con Chris Columbus a la sombra en la producción, para mantener unidad a la propuesta. Cuarón fue sugerido por la misma escritora que es fan de la adaptación cinematográfica que el director hizo de “La princesita”. Después de firmar este film, Cuarón estrenó “Hijos de los hombres” (uno de los mejores films del año pasado, según la que redacta) Al lado de las nefastas actuaciones de los personajes principales cabe destacar algunos actores que se incorporan al reparto como son Gary Oldman, Emma Thompson o Michael Gambon (substituyendo a Richard Harris) , como Sirius Black, profesora Sybil Trelawney y el profesor Abus Dumbledore respectivamente.

Entretenida y divertida, esta magistral lección de ritmo narrativo, consigue algo realmente difícil cuando hablamos de adaptar una novela, y es la importante tarea de crear una propuesta o historia a partir de los datos más importantes del libro. Cuarón sabe mantener al espectador enganchado en su butaca y demuestra que puede hacer frente a grandes proyectos como éste, aparte de anunciar a bombo y platillo lo estupendísimo director que es. Siguiendo la línea de su predecesora, “Harry Potter y el prisionero de Azkabán” contiene ciertos (o muchos) elementos más propios de las películas de miedo que las propias de un género más infantil. Des de los Dementores que aparecen en las primeras secuencias del film hasta el quidditch bajo la lluvia, corroboran este tinte oscuro que tiñe toda la propuesta.

En este film se empieza a debate la necesidad de relevar a los actores que entran ya en la edad adulta y no tan adolescente como les toca representar.
Bajo mi punto de vista, habría sido seguro, un éxito rotundo, cualquier actor habría dotado de más carisma a este Harry de únic
a expresión facial. Por no extenderme en hablar de la pésima actuación de Emma Watson que no consigue transmitir ni una pizca de la esencia de Hermione. Aún así, se decide por continuar con los mismos actores.

Con los mundiales de quidditch como escenario de fondo, se inicia la cuarta entrega “Harry Potter y el cáliz de fuego” dirigida por Mike Newel. Lo recordaran de producciones como "Cuatro bodas y un funeral" o " Donnie Brasco. Aunque "Harry Potter y el cáliz de fuego" es, sin duda, el mayor éxito de este director británico, que tiene la difícil tarea de condensar más de 600 páginas en poco más de dos horas. Y aquí es donde flojea la propuesta, Mike Newel se limita a enlazar los episodios más notables del libro sin llegar a crear una historia argumental de base fuerte ni de trama fluida y coherente, por tanto el espectador tiene la sensación de estar delante de una mera sucesión de hechos un poco superficial. Llegaría a rozar el aburrimiento sino fuera por la acción, fantasía y el humor que abunda en el film. Supongo que contentar a los fans que exigen una reproducción fiel tiene su consecuencias. Destacan en el reparto un malísimo (porque hace de malo de la película, no porque sea mal actor) Ralph Fiennes en el papel de Lord Voldemort, y Bredan Gleeson como Alastro "Ojoloco" Moody.

Y con esto y un bizcocho nos plantamos delante de la quinta película que continua con la saga de J. K. Rowling: "Harry Potter y
el orden del Fénix". Esta última adaptación ha sido dirigida por David Yates , mientras que el guión ha quedado en manos de David Goldenerg. Suponemos que después del nefasto trabajo de Kloves en “Harry Potter y el cáliz de fuego” han dado un voto de confianza a este guionista que ha aprobado el examen con notable.
David Goldenerg, quién ya adapto "Peter Pan: La gran aventura", nos podría dar una clase magistral de cómo condensar 900 páginas y dejarlas fluir en un guión de dos horas y algo más.

A estas alturas de la saga, el cambio de director no incide en el estilo muy definido que ha mantenido esta producción a lo largo de los años. Así, David Yates, saber mantener la compostura y firma un film entretenido, con cierto toques de humor, pero sobretodo oscuro y peligroso.
Se trata de un director que proviene de la televisión y sabe muy bien como adaptar los recursos televisivos en el film. Estoy hablando sobretodo de los planos cortos que abundan en ciertas escenas. Ejemplo blanco (sin spolier): Harry tiene una pesadilla de que están atacando al señor Wesley, la sucesión de planos cortos, centrados en la cara del protagonista junto con la música in crescendo compone una de las escenas más angustiosas de toda la película y no tanto por lo que vemos sino por la forma en qué nos lo están mostrando, a esto creo que se le llama “terror” psicológico, pero como yo no veo películas de terror, pues ahí lo dejo.

En “Harry Potter y el orden del Fénix” y como excepción, la acción y los efectos especiales quedan en un segundo lugar en pro del crecimiento de los personajes y de la historia.
Y aquí tenemos que hacer un punto y aparte para hablar de la gran estrella del film: Imelda Staunton que se mete en la piel de Dolores Umbridge. Esta actriz ha estado galardona en diversas ocasiones por su magnífico papel en El secreto de Vera Drake” y ha intervenido en capítulos de la exitosa “Little Britain”, aunque su carrera se escribe mayoritariamente con nombre de papeles secundarios o televisivos.

En este caso, Imelda Staunton deslumbra a los espectadores interpretando a la cansina, repipi e insoportable Dolores Umbridge nombrada por el Ministerio de Magia como la nueva profesora de Defensa Contra las Artes Oscuras en Hogwarts. No desvelaremos mucho más de la historia, sólo decir que estamos delante de una de las mejores actuaciones de toda la saga que eclipsa al mismo Harry Potter, aunque ya sabemos que no es muy difícil eclipsar a Daniel Radclife dadas sus artes dramáticas….

Otra de las nuevas incorporaciones es la de Helena Bonham Carter en el papel de la mortífaga Bellatrix Lestrange. Un papel ciertamente sobreactuado y bastante anecdótico.

Por lo contrario destaca una joven Evanna Lynch que se mete en la piel de Luna Lovegood. Se trata de una de esas pequeñas actuaciones que deslumbra por su naturalidad y por su gran parecido con el rol que J. K. Rowling desarolla en sus libros. Cuentan las webs que lo saben todo, que Evanna Lynch es una gran fan de Harry Potter que des del primer momento que apareció Luna Lovegood, también conocida como “lunática”.

A la espera de la pelnúltima pel·lícula también dirigida por David Yates programada para finales del año que viene os dejo leyendo la traducción no oficial…

Y con algunos videos divertidos, como la libre interpretación de Lindsay Lohan en el papel de Hermione en el Satuday Night Live.




O este video sobre la aparición de la autora en Los Simpsons, desvelando a Lisa el final de la exitosa saga:




Andrea Valverde


4 comentaris:

aaF ha dit...

Yo estoy en un dilema, quiero ver la nueva en el cine pero no me he leido el libro, y me da una pereza extrema leermelo de propio.

Seguramente iré con mi primo a verla [Como casi todas las anteriores, aunque ahora que él está en la edad del pavo igual no quiere venir...] y en las vacaciones me leo el libro para comparar.

Yo no se puede decir que sea fan de los libros, pero algo tienen que cuando empiezas uno ya te ha enganchado, esta J.K. tiene un pacto con el diablo.

Y las pelis...están bien, pero la 4ª que me parece el mejor libro, me pareció la peor película.
Me quedo con la 3ª.

Saludos desde mañolandia ;)

I love Pete Doherty ha dit...

Ara sí que me l'he llegit sencer!

No sabia que el director de Goonies era el mateix que el de les primeres de Harry...interessant...

:)

:)

:)

Andreä ha dit...

no no
No és el director, el director dels Goonies és Richard Donner. Chris Columbus és el guionista, junt amb l'Spielberg que s'encarrega de la historia.

:)

Andreä ha dit...

Tengo el final de HarryPotter en la punta de la lengua
seäh!